fbpx

La prisión de las costumbres

La prisión de las costumbres

Todos tenemos ciertas costumbres, vamos desarrollando una manera de hacer las cosas.

Siempre hay una primera vez en la que empezamos a hacer algo de una manera, y esa manera empieza a funcionar y de repente poco a poco vamos haciendo las mismas cosas una y otra vez. Esos actos, por repetitivos empiezan a convertirse en hábitos y a su vez empezamos a conocer los resultados, lo vamos incorporando mentalmente y entonces, aun en el caso que esos resultados no sean exactamente los que queremos obtener, nos va creando una sensación de seguridad, de algo que ya conocemos; “esto ya lo sé, ya sé cómo funciona y me puedo adaptar a ello”.

Así, nos vamos acostumbrando a soportar cosas que, aunque sean dolorosas, es un dolor que ya conocemos, al que nos fuimos adaptando y entonces, nos parece que es mejor eso que conocer algo nuevo.

Jim Rohn una vez dijo que existen dos dolores en la vida, uno es el dolor de la disciplina y el otro el del arrepentimiento. O nos disciplinamos a hacer las cosas diferentes, a tomar el riesgo de hacer cosas distintas o puede que después nos arrepintamos por no haber hecho esos cambios necesarios.

Vamos viviendo cosas malas a las que nos acostumbramos, vamos midiendo el dolor y adaptándonos a ese dolor, a la queja. Pasa por ejemplo con trabajos que no nos gustan, relaciones que no nos hacen bien, ya sea con jefes, de pareja o de familia, en las que se van dando micro dolores que nos permiten un período de adaptación para irnos acostumbrando.

También puede pasar con las cosas buenas, obtenemos ciertos resultados positivos, eso nos genera una satisfacción que después queremos volver a repetir, entonces siempre seguimos haciendo lo mismo para volver a obtener esa satisfacción. Pero con el tiempo esa satisfacción va mermando y no queremos tomar el riesgo de hacer algo distinto. Por eso es tan importante, como decía Tony Robbins, elevar los estándares, o sea, por más que te haya ido bien y por más que estés contento con tu resultado, es bueno fijarte un objetivo mayor y no acostumbrarte a esos resultados, sean buenos o malos, porque lo que realmente trae la satisfacción es el progreso.

Estamos diseñados para progresar, y progresar es ir un paso más, avanzar un paso más, y no importa si el paso que diste es bueno o es malo. Si es malo se aprende y tienes la oportunidad de ir a otro nivel y si el resultado era bueno también tienes esa oportunidad de superarlo.

Pero cuando nos acostumbramos y nos resignamos a una cosa, sea buena o mala se corta el progreso, se corta la evolución y nos quedamos ahí estancados, eso empieza a generar cierta frustración, cierto vacío que, si no estamos preparados para enfrentar el cambio o el ponernos retos nuevos, nos lleva a escondernos en otros problemas que creamos inconscientemente, en excusas, o en actividades con las que procrastinamos. Cuando te acostumbras, te resignas, te estancas, es en parte una manera de morir.

A partir de hoy puedes tener en cuenta que el acostumbrarnos a cosas nos da seguridad y el desafiar esas cosas a las que estamos acostumbrados nos da miedo, porque de repente tenemos que empezar a hacer cosas distintas, no tenemos claro cuál va a ser el resultado, no sabemos si va a funcionar o no, es una zona que no conocemos y sobrevaloramos la seguridad, la estabilidad, que en muchos aspectos son buenas, pero es diferente la estabilidad y la seguridad que la costumbre.

Entonces, cuando te encuentres en una situación sobre todo en la que no estas cómodo o no te sientes feliz, pero piensas “bueno, ya estoy acostumbrado a esto y lo soporto, es así, no se puede hacer otra cosa” sería bueno plantearse ¿Qué más puedo hacer? ¿Qué puedo hacer diferente? ¿Si esto no fuera así, como me gustaría que fuera?

Y si es una situación buena, tampoco acostumbrarse, o sea, también plantearse ¿Cómo puedo mejorar esta situación? Así seguirás evolucionando, creciendo siempre y por lo tanto, viviendo.

Con todo mi corazón, te deseo mucho éxito.

María Raquel Denis.

Coach y Mentora

Únete a la Comunidad!

Facebook: https://www.facebook.com/pages/Mar%C3%ADa-Raquel-Denis/110562520369773

Instagram: https://www.instagram.com/mariaraqueldenis/

Twitter: https://twitter.com/mraqueldenis

Linkedin: https://www.linkedin.com/company/29345194/

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC55ga3Nk_ZaWh2UAcuVQD4A?disable_polymer=true

No Comments

Post A Comment

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: María Raquel Denis Lepiani,.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad